TODOS SOMOS UCRANIA

Todos somos Ucrania.
Acogiendo la llamada del Papa y de la Inspectoría, para orar por la Paz en Ucrania, el 24 de marzo, los alumnos de primaria y la ESO del colegio María Auxiliadora de La Roda, se han unido en oración para pedir la Paz en el mundo y en especial por Rusia y Ucrania.
Previamente, habíamos participado en la campaña de recogida de material para los refugiados, a través de una familia ucraniana de nuestro colegio.
Comenzamos la oración por la Paz, poniendo sobre el altar 19 banderas de los países donde hay conflictos bélicos abiertos. La bandera de Ucrania la presentó una alumna de origen ucraniano. Fue emocionante el testimonio de Irina, una joven ucrania, que nos conmovió con sus palabras. Nos decía: La solidaridad es el pilar principal para que esto funcione, personalmente es mi primera experiencia de voluntariado vivida tan de cerca me ha tocado el corazón. Me conmueve mucho ver que hay muchas personas que se involucran para ayudar. Es un trabajo muy duro el de recoger, organizar, distribuir todo lo que se ha donado. Espero que esto termine pronto, porque significaría que la paz en Ucrania ha llegado.
Las palabras de Irina fueron iluminadas después por el Evangelio, en especial por la página de las bienaventuranzas. Hicimos eco de los sentimientos de Jesús: Felices los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados Hijos de Dios” (Lc 5, 9). Nuestra oración se transformó en petición a Dios, por el cese de la guerra. Se recogieron en cestillos las oraciones escritas de los niños y jóvenes. En silencio nos preguntamos: ¿Señor, ¿cómo puedo ser yo instrumento de tu paz?
Concluimos con la invocación a María Auxiliadora para que interceda por las personas que sufren a causa de la guerra. Los alumnos de infantil y primer ciclo de primaria también se unieron a la oración pintando sus manos y dejando una huella de paz sobre el mundo. El Cielo se ha llenado alegría con las plegarias de los más pequeños, que dejando aun lado sus peleas, han pedido a Dios Padre por la Paz.
Ahora nos preparamos para recibir a tres niños ucranianos en nuestro colegio. Sin duda que tenemos preparado el corazón para la hospitalidad.
El equipo de pastoral del Colegio